LOS SUEÑOS NO SON REALIDAD

Cuando dieron las seis campanadas en la vieja torre de mi tranquilo y bello poblado. Las lágrimas nublaban mis ojos y la pena invadía mi alma.

Me encontraba en un lugar apacible y triste acababa de enterrar a mi querido y buen amigo.

Era un viejecito como los hay   tantos, tuve su consejo y cuidados siempre con paciencia y amor. Había perdido a mis padres uno años antes a pesar de contar veinte años no quise trasladarme a la ciudad, quería estar en mi vieja y desolada casita tan llena de buenos recuerdos.

Joaquin había sido desde ese momento mi único compañero me agradaba estar a su lado me dolía el vacío que dejo a mi vida ,la noche de su muerte .deposito en mis manos un libro de hojas arrugadas además de las tantas historias que me había contado.

CAPITULO II

Después de su muerte creí que no tenía porque vivir.

La sola idea de la palabra soledad me aterraba pensé en aturdirme en mudarme y encontrar a quien dedicarle mi existencia.

Soy de naturaleza melancólica y veía las cosas mas obscuras de lo que en realidad eran al reponerme de la perdida de mi amigo dirigí mis pasos una tarde de primavera hacia el lago en silencio respirando el suave perfume a flores comencé a leer el secreto de su vida.

Alicia espero que mi muerte no halla afectado tu alegría el propósito de este libro es decirte que todas mis historias eran fantasía que no existe el lugar que tantas veces nombraba en ellas, entonces recordé….

Cuando me encontraba en esos días malos que no aceptaba la vida tal cual era caminaba sola en profunda tristeza entonces me conducía al lugar en donde me encuentro ahora, savia que era el bálsamo para mis heridas el se sentaba junto a mi y decía : Alicia, te voy a contar la historia de mi juventud: , el pueblo en el cual naci ………tenia el.. mas bello y cristalino rio donde ir a pescar, el verde mas puro en sus diversas gamas ,se escuchaba el trinar de los pájaros y coloreadas mariposas revoloteaban sobre las flores multicolores así despertaba el día en el alegre pueblo.

Trabajaban mucho de sol a sol pero no se quejaban. Todos eran felices daba la impresión de que una mano milagrosa lo hubiese puesto allí para un pintar un cuadro después de la vida llévame a otros lugares y como extrañe mi pueblo

CAPITULO III

No se pero este cuento así de chiquito infundía esperanza a mi joven vida

Pero y ahora ¿Quién podrá darme esperanza? Comprendí que la vida no es un sueño sino a veces una linda realidad. tarde o temprano encontraría la verdad de mi vida……………………… .

………….. La lección de sus historias me decían que un día encontraría mi hermosa realidad mi paz y felicidad ya que mis temores eran producidos por el miedo de vivir y a la inexperiencia des mis veinte años, continué pero sin tristeza

Se despedía diciéndome que si bien sus relatos aviadme servido no menos había hecho yo para sobrellevar su solitaria vida.

Fui feliz por haber servido a quien tanto me dio en afectos.

Cerré el librito, me levante y contenta, mirando el cielo azul, el lago y a la primavera en todo su fulgor dirigí mis pasos hacia el pueblo juntando flores para Joaquín

                                   Fin

                                               Liceth

Hoja aparte Alicia felble fernandez

21 años – c.i. 1.6631.658

Ignacio barrios 4041 ap. 2.

Seudónimo leceth

DEDICADO A MI PAE SAN BENEDITO DAS ALMAS

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

neldafernandez@hotmail.com

Total Visitas en Linea
widgeo

Búsqueda personalizada